FUTBOL COLOMBIANO

Perfil de Alberto Gamero nuevo técnico de Millonarios – Fútbol Colombiano – Deportes



Alberto Miguel Gamero Morillo fue creciendo poco a poco como entrenador. Hizo el curso desde la base del fútbol profesional, la primera B, en el Chía, y luego formó parte del cuerpo técnico del Boyacá Chicó. En 2007 le soltaron la dirección técnica y desde entonces, salvo un paso poco afortunado por Junior, no ha parado de crecer y, sobre todo, de pelear títulos. Tiene en su hoja de vida una estrella, ya en Boyacá, con Chicó, y una Copa Colombia, con el Deportes Tolima, del que se despidió y ahora quiere brillar con Millonarios.

Nacido el 3 de febrero de 1964 en Santa Marta, se dio a conocer en una histórica selección del departamento del Magdalena que se coronó campeona nacional en 1980, en la cual brillaba un tal Carlos Valderrama. El ‘Pibe’ no era el único con peinado afro que se destacaba: ahí estaba Gamero, un recio lateral que un par de años después debutó como jugador en el Unión Magdalena.

(Le puede interesar: Alberto Gamero le dijo adiós al Tolima y llega a Millonarios)

En 1988, Luis Augusto García (curiosamente, el técnico que le dio la primera estrella al Tolima, en 2003) lo llevó a Millonarios para pelear puesto con uno de los históricos del club, Germán Gutiérrez de Piñerez. Gamero le sacó el puesto y no lo soltó más en los siguientes cuatro años. Hizo parte del plantel que ganó la estrella 13 en 1988.

Alberto Gamero (izq.) DT del Tolima, y Rafael Robayo.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

Se volvió un jugador de confianza de García, quien luego, cuando agarró al entonces recién ascendido Envigado, en 1992, se lo llevó como refuerzo, y al año siguiente pasó al Medellín, también con el ‘Chiqui’ en el banco. Luego volvió al Unión Magdalena, del que hoy es el segundo jugador con más partidos jugados en el club, 328, y cerró su carrera en el efímero Unicosta, en 1998.

Cinco años después tuvo su primera experiencia como técnico en el Chía Fútbol Club, en 2003. No tuvo resultados importantes. Ese mismo año, Chicó Fútbol Club, un equipo que dirigía un excompañero suyo en Millonarios y Medellín, Eduardo Pimentel, obtuvo el ascenso a la A. A ese equipo fue a dar como asistente, primero de Pimentel y después de Mario Vanemerak.

En 2007, ya como técnico titular, metió a Chicó a cuadrangulares y lo clasificó a la Copa Libertadores. Y al año siguiente lo sacó campeón con una nómina muy experimentada. Pero, poco a poco, Gamero le fue sacando gusto a trabajar con equipos sin tanta experiencia. Tuvo un aceptable paso por Águilas y luego llegó al equipo en el que mejor le ha ido, Deportes Tolima. Ganó la Copa Colombia en 2014, venciendo en la final a Santa Fe, y luego, en 2016, peleó la Liga frente al mismo rival. Cayó en la final.

Alberto Gamero celebra el título con Chicó.

De esa experiencia y de su paso por Junior, Gamero aprendió a ser práctico y a tener paciencia. Ahora con Millonarios quiere conseguir toda la gloria que sea posible y no ser menor a este reto.

José Orlando Ascencio
Subeditor de DEPORTES
En Twitter: @josasc

No Comments

    Leave a Reply