FUTBOL COLOMBIANO

Resultado del partido Santa Fe vs. América en la fecha 6 de la Liga – Fútbol Colombiano – Deportes



Santa Fe jugó un partido mentiroso. El león no fue el rey de la selva, fue el rey del engaño. Le hizo creer al América que podía ganar, le hizo creer que tenía la victoria servida, que iba a ser sencilla. Aparentó que era inferior, débil, temeroso, y de repente, sacó las garras y embistió, dos veces, y fue Diego Valdés el que clavó sus colmillos directo a la yugular escarlata, con dos goles, para un 2-0 que fue contundente.   

Fue un Santa Fe mentiroso porque parecía que no tenía cómo agredir, y que ni siquiera le interesaba, jugaba sin desespero, sin un asomo de angustia, y eso que el América le  llegaba, por un lado y por el otro, a veces cerca y a veces lejos, pero siempre con la pelota, como si fuera el local, pero eso al final de nada le sirvió.  

Esa intensidad escarlata contrastó con la extraña pasividad cardenal, era como si confiara demasiado en su efectividad, como si no necesitara correr mucho para agredir, como si olfateara que Valdés, su hombre-gol, aprovecharía la primera buena oportunidad que le quedara, y la segunda. 

Santa Fe no aceleró ni cuando Vergara, que patea de todos lados, le apuntó dos veces al arco, una pelota rozó el travesaño, la otra lo impactó, ¡clan!, y afuera. Vergara hacía diabluras para el América, afinaba puntería. Y se quedó afinándola.  

Santa Fe se fue acercando de a poquito, como el león traicionero, como el león que no tiene hambre pero la tiene. Es más, hubo una mano de Rangel en el área, no atacando sino defendiendo, era penalti que el árbitro no quiso ver. Y sin embargo, los leones no se despelucaron. Tenían una confianza de acero. 

¿De dónde sacó Santa Fe tanta tranquilidad? No se sabe. Aunque algo debió notar el DT Hárold Rivera porque en el segundo tiempo sacó a Orozco -¿jugó Orozco?- y entró Kelvin Osorio, y no es porque haya entrado Osorio, pero el equipo al fin quiso, y en su primera embestida hirió al América, le enseñó que al fin y al cabo sí era un león hambriento: se juntaron Arboleda con Herrera, hicieron una pared, y cuando el balón llegó al área, ahí estaba Valdés, merodeando, y lo punteó para celebrar el 1-0.

Valdés, el héroe cardenal.

Foto:

Nestor Gómez / EL TIEMPO

Entonces sí era verdad que Santa Fe fingía; dejó que el América se desgastara, dejó que jugara y se entusiasmara, y luego le clavó los colmillos afilados. No una, sino dos veces, porque Valdés seguía hambriento (y sigue), y cuando recibió otro centro, esta vez de Osorio,  cabeceó hacia el piso y anotó el segundo, así, con esa sutileza, con esa frialdad. Llegó a 5 goles en la Liga. Se marchó saciado, lastimado y ovacionado.   

Santa Fe fue el rey del engaño. El león fue el que puso la trampa, y el América cayó en ella. Así le ganó 2-0, bien, con autoridad, y llegó a 11 puntos. ¡Santa Fe ruge!

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
@PabloRomeroET

No Comments

    Leave a Reply