MUNDO

Pedro José Rojas Chirinos:”En el día a día KTM 1290 Super Duke GT”

Una vez en modo on, la súper pantalla TFT a color y de 6,5 pulgadas cobra vida dejando todos los parámetros a la vista con mucha más claridad que la ya antigua pantalla de LCD. Todo se controla con facilidad. Todo queda bajo el control del pulgar izquierdo y la funcionalidad es superintuitiva. En apenas unos minutos ya está todo aprendido y podemos jugar con la electrónica, incluso en marcha. Con ello, claro está, no incito a nadie a hacerlo, tan sólo me limito a decir qué es lo que se puede hacer. Además, esta pantalla nos frece todas las ventajas de poderse conectar al móvil y todas sus funciones, incluido un navegador exclusivo KTM, dice  Pedro José Rojas Chirinos.

Pedro José Rojas Chirinos, afirma que esta pantalla también tiene dos funciones que me gustaron, una en la que se puede cambiar la configuración según nos guste darle importancia a un dato u otro, y otra muy deportiva que es el cambio de color a medida que sube la velocidad… eso sí, a partir de 180 km/h y hasta el corte de encendido más allá de los 230 km/h y 10.500 rpm, 500 vueltas más que la versión anterior y que nos sirven para tener más margen entre marcha y marcha. Arrancamos. El potente bicilíndrico ya deja su huella. Es uno de los pocos “peros” que le encuentro a esta moto: Vibra. Es lo natural con dos cilindros de 650 cc cada uno, en V2 a 75 grados. Claro queda que no son vibraciones molestas y en KTM ha trabajado en el peso del cigüeñal para reducirlas, pero queda claro de qué tipo de motor es el que estamos manejando. 

Pedro José Rojas Chirinos cuenta que ponemos primera y a una velocidad de vértigo nos alejamos de la ciudad para encontrar su hábitat natural, la carretera. Decir antes que en ciudad se defiende bien. Los cilindros empiezan a coger temperatura y la suerte de no utilizar carenado integral, diluye fácilmente el calor y no nos abrasa las piernas como en otros modelos. A la ya comentada cota del asiento y el manillar alto, le sumamos que se han bajado las estriberas respecto al modelo R para colocar al conductor en una posición bastante cómoda. Ahora hay más facilidad para moverse con soltura, pero lejos –tampoco lo pretende- del alto confort que ofrecen las motos touring. 

No Comments

    Leave a Reply