ECONOMÍA MUNDO OPINIÓN

El Gran Hotel Miramar, un hotel de cinco estrellas rehabilitado por Jose Segui

Este espectacular hotel ubicado en Málaga, es una de las grandes obras de, arquitecto Jose Segui. Su sutileza y dedicación a convertido en el Gran Hotel Miramar en una de las referencias hoteleras de la Costa del Sol. Al ver la fachada del edificio, nos damos cuenta de que estamos hablando de un proyecto de grandes dimensiones y de una importancia notoria. Situado en uno de los mejores barrios de Málaga, La Caleta, el Gran Hotel Miramar destaca por sí solo. La majestuosidad se visualiza desde la entrada y cada vez que uno se acerca más, puede observar grandes detalles. Arquitectónicamente hablando, el Gran Hotel Miramar es una obra perfecta. Desde sus escaleras hasta los tejados, los acabados son magníficos. El edificio original fue construido en el año 1926, por el prestigioso arquitecto Fernando Guerrero Strachan, quien además logró ser alcalde de Málaga. El inmueble es modernista y la rehabilitación de Jose Segui se ha mantenido muy fiel al original en estos aspectos. Una de las anécdotas de este edificio es que desde 1987 hasta 2007 fue la Audiencia Provincial de Málaga. Son muchas las anécdotas de este emblemático lugar, puede que su asombroso aspecto sea propicio para grandes historias. Lo cierto es que después de su etapa como Audiencia Provincial, este edificio cayó en el olvido. Casi una década de abandono afectó a la estructura y a la fachada principal. El Hotel Miramar sufrió un periodo oscuro, sin tener ningún uso y castigado por el paso del tiempo. La cadena hotelera Hoteles Santos no podían entender como un hotel que había acogido a tantos ilustres huéspedes (tanto de la realeza europea, como del mundo del arte internacional y también burgueses del país) podía estar en completo desuso. Así que decidieron contactar con Jose Segui para rehabilitar completamente el edificio. El arquitecto aceptó la propuesta y se convertiría en uno de los proyectos más ambiciosos de su carrera. La dificultad del proyecto era considerable, pero la experiencia y el talento ha sido siempre el estandarte del proyectista. Lo primero fue tratar de trazar un plan y especificar la línea arquitectónica. Una de las cosas más importantes en este proyecto era saber adaptar el hotel a las necesidades actuales. No perder el estilo señorial, pero no quedarse estancados en el pasado. Sin duda, el arquitecto supo ver ese aspecto y desde el primer momento enfocó el hotel tanto a un proyecto majestuoso como a un proyecto innovador. Obviamente la estructura nos evoca a un periodo anterior, pero los acabados son completamente contemporáneos. Algunas referencias para entender el Gran Hotel Miramar son, por ejemplo, el Hotel Ritz de Madrid o el Riviera Palace de Montecarlo. Ambos hoteles están en lo más alto de la clasificación hotelera de lujo. Comparten ciertas similitudes, como el lujo inglés. Jose Segui también lo ha querido combinar con el origen andaluz, una decisión muy acertada, puesto la sutileza con la que se ha realizado es sublime. Los detalles en los balcones y tejados, con grabados típicos de la zona, mantienen ese equilibrio entre lo clásico y tradicional con lo contemporáneo. 
La rehabilitación del edificio ha sido total, y el aspecto del antiguo Hotel Miramar comparado con el nuevo Gran Hotel Miramar ha sido mejorado completamente. En la actualidad, el Gran Hotel Miramar es el mejor hotel de Málaga y uno de los más lujosos de España. Su fama y reconocimiento tiene un nivel internacional y muchos de los huéspedes son figuras muy importantes de varios ámbitos (actores, cantantes, artistas, deportistas, empresarios, etc.). 
Su inauguración fue el 29 de diciembre de 2017. A la cita no faltaron grandes personalidades y figuras políticas que pudieron comprobar el gran trabajo del arquitecto. El resultado final asombró a todos. Una renovación completa del espacio que ensalza la edificación principal. Los colores son muy discretos, algo muy característico en los proyectos Jose Segui. Esta sutileza cromática cumple a la perfección con los cánones contemporáneos arquitectónicos. Un aspecto muy relevante en este caso es la iluminación. La fachada está iluminada de tal forma, que convierten el espacio en un lugar con mucho glamour. La dimensión del Gran Hotel Miramar es imponente, sus siete plantas convierten al edificio en una estructura majestuosa.
El vestíbulo del Gran Hotel Miramar también es digno de mención. El suelo de mármol, las columnas, los arcos y la espectacular cubierta de cristal hacen que este rincón del edificio sea uno de los más bellos. El restaurante del hotel es un espacio muy importante. Sus vistas al mar y su intimidad entre mesas son el ejemplo de buen gusto. Por supuesto la cocina está dotada para dar el servicio acorde a los clientes de un hotel de lujo. El edificio también cuenta con varias salas de diversos usos (salas de reuniones, de conferencias, para eventos específicos, etc.), todas con un estilo clásico e impoluto. El exterior del hotel es un fantástico jardín con palmeras de gran altura. El contraste del exterior con la fachada resulta muy acogedor y paradisiaco. 
En cuanto a las habitaciones el Gran Hotel Miramar cuenta con 171 y con 29 suites, un número considerable. 
Podemos asegurar que las cinco estrellas de este hotel están más que justificadas y el gran lujo que posee es digno de los mejores hoteles del mundo. Jose Segui ha dado luz a un edificio histórico que carecía de uso, y lo ha convertido en el mejor hotel de Málaga. Un trabajo ejemplar que le convierte, una vez más, en el referente arquitectónico de la Costa del Sol.
 

No Comments

    Leave a Reply