ECONOMÍA MUNDO

La trayectoria de Lele Amadeo Montero en el mundo del culturismo

Lele Amadeo Montero es uno de los pocos culturistas españoles que han tenido el gran privilegio de participar en un Campeonato de Europa. Un culturista que entró en este mundo debido a una lesión practicando fútbol y que se convirtió en una de las referencias de este deporte en nuestro país. Actualmente está alejado de la competición, pero practica este deporte a diario y no descarta volver, en algún momento, al escenario. Una trayectoria repleta de éxitos y de esfuerzo, un auténtico guerrero en este deporte tan estricto. 
Lele Amadeo Montero siempre ha sido un futbolista muy físico. Su gran estado de forma siempre ha sido una ventaja en el terreno de juego. Una lesión de rodilla y una operación posterior fueron los motivos para que cambiase el balón por las pesas. Lo que él no se imaginaba en aquel momento, era lo que iba a transformar este deporte en su vida.
Recuperar su musculatura y poder volver al fútbol lo antes posible, ese era el objetivo inicial de Lele Amadeo Montero. Pero este deporte iba, poco a poco, a darle grandes sorpresas, este futbolista iba a convertirse en culturista. El reto personal y competitivo estaba a punto de llegar.
El gimnasio ya empezaba a ser un escenario habitual para Lele Amadeo Montero. Un lugar en el cual se encontraba cómodo y veía como progresaba su estado físico y psíquico. Y es que el entrenar en el gimnasio crea unos hábitos saludables y esto se transforma en una rutina que beneficia mucho tanto al cuerpo, como a la mente.
El culturismo empezaba a conquistar a este futbolista y cada vez, él se centraba más en está práctica. Sus compañeros de gimnasio, visto el gran progreso, le hablan de las competiciones de este deporte. Un deporte muy desconocido en este país, pero con grandes profesionales. Lele Amadeo Montero decide prepararse para una competición, lo que significó un cambio absoluto en su vida. El culturismo ya no era una práctica y simplemente dedicarse a levantar pesas en el gimnasio. Es más bien un estilo de vida, en el que todo gira alrededor de la disciplina y el compromiso. La alimentación, por ejemplo, es un factor muy importante. Una dieta estricta, en la que no se permiten fallos, porque estos pueden causar un incremento de peso innecesario. Los entrenos son diarios, y muy duros. No importa que llueva o nieva en la calle, la obligación del culturista es acudir al gimnasio y trabajar duro durante su entreno. Todo esto implica un compromiso y un sacrificio, que sólo los verdaderos deportistas son capaces de aceptar. El culturismo es uno de los deportes más exigentes que existen y también uno de los más beneficiosos para el cuerpo humano. El cuidado del cuerpo, la salud y la prevención de enfermedades son temas muy importantes para los culturistas. 
Lele Amadeo Montero se convirtió en un ejemplo en este deporte. Su disciplina le sirvió para demostrar el gran culturista que llevaba dentro. Él mismo reconoce los beneficios físicos y psíquicos que este deporte le ha proporcionado. 
El tiempo pasaba y la fecha para el campeonato se acercaba y el estado de Lele Amadeo Montero se veía cada vez mejor. Aún que no existía ningún tipo de presión por conseguir una posición en la competición, el culturista siempre quiere mejorar. El objetivo de Lele Amadeo Montero, era el de superarse a sí mismo. 
Y cuando llegó el día, vimos a un gran competidor. Un deportista que había trabajado muy duro y consiguió transformar su cuerpo. Un proceso difícil, pero no imposible. Los jueces quedaron impresionados por su estado físico. Su ejercicio de poses fue también admirable. Una primera vez magnífica. Empezaba una gran carrera en el mundo del culturismo. Un comienzo que iba a significar un cambio para Lele Amadeo Montero
La siguiente cita de importancia para el culturismo era el Campeonato de Europa y Lele Amadeo Montero había conseguido la puntuación necesaria para participar. Un auténtico reto y un evento muy especial. La preparación iba a ser más dura, pero el equipo de Lele Amadeo Montero tenía claro que podía ser una cita importante en la trayectoria del culturista. 
Tras meses de esfuerzo y constancia, el cuerpo del deportista había mejorado considerablemente. Un cambio notorio en comparación con su primer campeonato. El trabajo estaba bien hecho y ahora sólo quedaba esperar el día de la competición. 
Aquel fue un gran día para Lele Amadeo Montero, que recibió el aplauso general del pabellón donde se celebró el campeonato. Un extraordinario ejercicio de poses, significó la guinda del pastel para un culturista de gran nivel. Los objetivos se habían cumplido y Lele Amadeo Montero entró en el club de los culturistas que han participado en el Campeonato de Europa. Un pequeño club en el que sólo han entrado los mejores deportistas de este país.
 

No Comments

    Leave a Reply